​​

Mensaje de Presidente


 

Al llegar a la mitad del 2024, expresamos nuestro saludo de agradecimiento a la Junta Directiva, a los empleados de la SAI,  a los Asociados y a todos nuestros colaboradores y aliados estratégicos, gracias a los cuales estamos próximos a cumplir los 111 años de vida corporativa.

Este año ha estado enmarcado por situaciones de orden político y coyuntural que nos han obligado a estar pronunciándonos frecuentemente como Gremio, buscando siempre ser objetivos y neutrales, pero sin descuidar algunas decisiones que puedan llegar a afectar a nuestros asociados, tanto nacionales como aquellos cuyos orígenes provienen de otras regiones.

En el pasado mes de junio tuvimos la oportunidad de participar en conjunto con la Tertulia Los Hijos de la Montaña, en un encuentro cultural, musical y académico, en busca de las raíces de nuestro pueblo paisa. Se realizó en el municipio de Jardín los días 21, 22 y 23, pero con una connotación regional, ya que la región del suroeste ha tenido una gran contribución al desarrollo del departamento.     

En el marco de esta actividad, tuvimos una tertulia muy especial en el café la Manchurria, en homenaje al Ingeniero inglés James Tyrrell Moore Stewart. En la tertulia, a la cual asistieron 80 personas, tuvimos la oportunidad de escuchar del reconocido historiador Víctor Álvarez Morales, la contribución que a la ingeniería y a la minería de nuestro departamento realizó el Ingeniero Moore en el siglo XIX.

Moore, quien llegó a Colombia en el año de 1829 contratado por la empresa inglesa que explotaba las vetas de Marmato, pasó luego a Antioquia trabajando en minas de Santa Rosa, Anorí y Amalfi, que en la época eran productivos distritos auríferos. Fabricó los primeros molinos Cornish Mill, o de bocartes, avance técnico que en su momento revolucionó la industria de la minería, ya que hasta ese momento el beneficio del oro se realizaba manualmente utilizando dos piedras.

En 1848 Moore dio inicio a la Hacienda de Fundición de Titiribí, el mas grande emprendimiento metalúrgico emprendido hasta ese momento en Colombia, con el fin de beneficiar las vetas de El Zancudo.

Trajo un contingente de técnicos mineros y Fundidores de Alemania: Greiffestein, Hausler, Kóch, Gelger, Müller, Paschke, Fieberg, Abe, Wiedman, Beckert, los cuales fueron decisivos posteriormente para el desarrollo de numerosas industrias en Antioquia.   La fundición de Titiribí impulsó por primera vez, la minería del carbón y la producción del coque a gran escala con fines industriales.

Moore donó terrenos para la construcción de muchas calles en Medellín, para el parque de Bolívar y la Catedral Metropolitana, e igualmente el campanario de la basílica de la candelaria.

Así mismo, elaboró el mapa geodésico de Antioquia, el primero en su género, a partir de penosos recorridos por nuestra geografía y con la ayuda de algunos instrumentos, un barómetro y dispendiosos cálculos trigonométricos. Moore se casó con Nepomucena Mejía pariente del prócer antioqueño Liborio Mejía. Hoy le sobreviven sus bisnietos: Robert, Henry, James y John   Moore Uribe.

La calle 61 en el centro de Medellín recibió su nombre (calle Moore) en honor de este Ingeniero promotor de empresas y punta de lanza fundamental en el desarrollo, en su momento de la atrasada economía antioqueña.

En los próximos días, la Sociedad Antioqueña de Ingenieros y Arquitectos SAI, entregará una nota de estilo a sus bisnietos y al embajador extraordinario y plenipotenciario del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte en Colombia HMA George Hodgson, por sus aportes a la ingeniería y a la minería de Antioquia en la época inicial de consolidación de la república de Colombia.

En 29 de agosto celebraremos con todos ustedes el día de la Ingeniería y la Arquitectura en la tarde. En el próximo NOTISAI les confirmaremos la hora, lugar y la programación que estamos preparando y que estamos seguros será de mucho agrado para que aprovechemos al máximo este reencuentro con la Ingeniería y la Arquitectura Antioqueña.      


Identificarse dejar un comentario